Cuenta la tradición popular que Ruperto Jacinto Chávarri descubrió las aguas de Carbaña, Madrid, durante una cacería. Al detenerse para calmar la sed en un manantial del Cerro de Cabeza Gorda, notó el especial sabor salado y llenó su cantimplora para analizar el líquido.

La Fuente de la Salina era un manantial que formaba charca al expulsar las aguas minerales al exterior. A ella acudían vecinos de Carabaña y de los alrededores para consumirla, extrayendo el agua de dos pozos artificiales ya explotados desde Época Romana.

Numerosos análisis de las aguas, que datan de 1782, demuestran las propiedades salinas, sulfuradas y sulfatado-sódicas inigualables que llevaron, primero, a su reconocimiento y, posteriormente, a su comercialización a nivel mundial. Sus principales cualidades son: naturales por su mineralización única y exclusiva, purgantes por su sulfato de sosa, depurativas por su cloruro de calcio, y antisépticas por su sulfuro de sodio.

Bricktalent te ofrece una vivienda singular en Carabaña que se beneficia de las famosas aguas medicinales de la localidad, ya que cuenta con su propio spa:

venta_villa_romana_carabaña_madrid_bricktalent

Está hecho con piedra egipcia e inspirado en las Termas Romanas.

venta_villa_romana_carabaña_madrid_bricktalent

Tiene capacidad para 8 personas, sauna finlandesa iluminada con fibra óptica y baño turco.

venta_villa_romana_carabaña_madrid_bricktalent

Te invitamos a conocer esta vivienda singular, en venta en bricktalent.com